Precio del dólar en S/
3,63
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

El autogolpe del 5 de abril de Alberto Fujimori cumple 29 años

Lima, 5 de abril de 1992. Militares y tanques de guerra en los exteriores del Congreso de la República El presidente Alberto Fujimori dispuso, entre otras medidas, la disolución del Parlamento con sus dos cámaras: Senadores y Diputados.
MNC Medios

MNC Medios

Medio de Comunicación Digital
prensa@moyobamba.com

Era la noche del 5 de abril de 1992 cuando el presidente de la República, Alberto Fujimori, dio un mensaje en vivo al país.

Los televisores retumbaban y en los hogares el asombro surgió como sentimiento general. Se estaba consumando un golpe ejecutado por el propio Jefe de Estado.

Fujimori anunció el cierre del Congreso y el control de los otros poderes del Estado.

Acuarteló” en sus casas a los presidentes de las cámaras de Senadores (Felipe Osterling) y de Diputados (Roberto Ramírez del Villar).

En tanto, la residencia del ex presidente Alan García (del Partido Aprista Peruano), en Chacarilla del Estanque, fue rodeada por tanquetas del Ejército.

Por más que Alberto Fujimori intentó justificar su decisión con el argumento de que el Legislativo entorpecía el trabajo del Ejecutivo, el hecho fue un atentado contra el Estado de Derecho en el país.

El decano del Colegio de Abogados de Lima, Andrés Aramburú Menchaca, consideró como un auténtico golpe de Estado lo anunciado esa noche por el presidente de la República.

Trae por los suelos el orden jurídico y con ello el sistema democrático del Perú”.

Para el jurista la situación convertía en ilegítimo al gobierno. Aramburú Menchaca también afirmó que, de acuerdo a la Constitución, “no existen autoridades ilegítimas”.

Ni los medios de comunicación se salvaron del acoso militar. Muchos de ellos fueron intervenidos o presionados en sus líneas editoriales. Desde ese día el cuestionamiento al jefe del Estado fue moral y político.

Sin embargo, las Fuerzas Armadas del Perú tuvieron un acto de reivindicación de los valores democráticos con un intento de contra golpe, ocurrido el 13 noviembre de 1992. Ese día, una acción golpista fue dirigida hacia el régimen golpista.

El intento de restauración fue encabezado por los generales EP (r) Jaime Salinas Sedó, José Pastor Vives y Víctor Obando Salas.

Esa misma noche, el Servicio de Inteligencia detectó la intentona y el gobierno denunció a los “cabecillas”. Los golpistas fueron encerrados en el cuartel San Felipe en el Callao.

Al día siguiente, el 14 de noviembre de 1992, un total de 25 oficiales del Ejército, en situación de retiro y en actividad, serían detenidos por las fuerzas del orden, como consecuencia del frustrado golpe militar, informó el propio presidente Alberto Fujimori.

De esta forma, se cerró este ciclo oscuro en la vida democrática del Perú. Hace exactamente 29 años.

Fuente: El Comercio

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Te puede interesar

Anuncio

Últimas noticias

Lea la columna de Opinión