Socio de porcicultores aduce que terreno en litigio en el sector Los Bancarios les pertenece legítimamente

Afirma que predio nunca perteneció a la municipalidad y que ellos compraron a una persona jurídica
MNC Medios

MNC Medios

Medio de Comunicación Digital
prensa@moyobamba.com

Compartelo en tus redes:

Félix Francisco Rosales Lozano es uno de los socios de porcicultores de Moyobamba quien asegura que el terreno en litigio con los vecinos del sector Los Bancarios, es legítimamente legal de los socios que adquirieron en el año 2001 a una persona jurídica, dejando en claro que no fue entregado en sesión de uso por parte de la municipalidad de Moyobamba como afirman algunas personas.

Rosales Lozano explicó que años anteriores habían solicitado un terreno que está ubicado a espaldas del gobierno regional, pero fue negado por las autoridades municipales, pero los porcicultores tenían la necesidad de contar con un terreno porque tenían avanzado construir una planta de alimentos balanceados para bajar el costo de sus productos, es por eso que deciden comprar el terreno a una persona de nombre Martín Torres Dávila en otro lugar ,dicha compra se había realizado de manera legal, pero lamentablemente el proyecto de la construcción de la planta de alimentos no prosperó ya que en aquellos años también se había instalado en la zona del alto mayo la empresa “Don Pollo”.

De la misma forma asegura que el terreno se encuentra registrado en la SUNARP y desde vienen pagando puntualmente a la municipalidad por el concepto de autovalúo, en ese sentido, aseguran ser los legítimos propietarios del predio.

Rosales Lozada indicó que al no prosperar el proyecto de la construcción de la planta de alimentos balaceados para cerdos, la asociación ya no tuvo la vigencia desde el año 2015, sin embargo, acordaron independizar los lotes para que cada socio haga lo que más le parezca, en este caso, muchos decidieron traspasar los lotes a sus hijos y demás familiares.

Consideran que los vecinos del sector Los Bancarios serían quienes estarían cometiendo arbitrariedad, tratando de invadir un terreno legítimo con todos los documentos en regla adquirida por los socios porcicultores.

Déjanos tu comentario

¿Te interesó esta nota? Compártelo

Te puede interesar