Precio del dólar en S/
3,63

Hasta siempre don Edilberto Góngora

Las calles de Moyobamba lloran de tristeza
MNC Medios

MNC Medios

Medio de Comunicación Digital
prensa@moyobamba.com

Una lluvia tenue moja los árboles, de cuyas hojas caen despacito lágrimas del alma. El corazón bondadoso de Don Edilberto Góngora Panduro ha dejado de latir. Un pueblo entero llora su muerte y más en estas circunstancias, en que una pandemia nos ha dejado sin abrazos.

Con don Edilberto Góngora se va una parte de nuestra historia. Sus luchas por su pueblo, sus desvelos para que las tradiciones no se pierdan, sus sueños de una mejor ciudad, sus esperanzas en la juventud para que continúen el legado de sus abuelos y sobre todo, para quienes tuvimos la suerte de ser amigos, su eterna sonrisa, su franqueza, sus ideas, su amistad, sus ganas de enseñar.

Ahora nos toca recordar su alegría cuando nos recibía en su casa para la velación de San Juan, a ritmo de arpa y mandolina, y donde disfrutábamos de su danza, pañuelo en mano, para que esa tradición popular nunca se detenga. Recordar su cariño, cuando nos ofrecía la mejor chicha del mundo, con sus dulces de antaño y ese pomito de mistela, para alegrar el corazón.

Edilberto Góngora fue uno de los más importantes promotores de la cultura, porque además era dirigente de un barrio popular, su palabra se respetaba, sus ideas nacían en el alma del pueblo y comprendió mejor que nadie, que la cultura es lo más preciado para el desarrollo de una ciudad, de una región, de un país entero.

La lluvia se vuelve más intensa. Don Edilberto ya descansa en paz. En junio, en el mes de San Juan, lo vamos a recordar al ritmo de la pandilla, con las danzas tradicionales y nos meteremos un buen uvachado en su memoria.

Don Edilberto vive y late aquí en el corazón.

Rober Chumbe

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Te puede interesar