covIDIOTAS

por Karol Josep Vela Pizarro
MNC Medios

MNC Medios

Medio de Comunicación Digital
prensa@moyobamba.com

Compartelo en tus redes:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin
Share on pinterest

Según el diccionario de la Real Academia Española (RAE), un covidiota es “aquella persona que se niega a cumplir con las normas sanitarias dictadas para evitar el contagio de la COVID-19, exponiendo así, al resto de personas”. Este término, que nació en Estados Unidos allá por marzo de 2020, poco a poco ha ido usándose con más fuerza para hacer referencia a los/las insensatos/as.

Seguramente, más de uno de ustedes recordará el suceso del 22 de agosto de 2020, en donde 13 personas, la mayoría mujeres, murieron asfixiadas en medio de una estampida; estampida que se produjo a raíz de una mala intervención policial en la discoteca “Thomas Restobar”, esto a raíz del reporte de varias llamadas por parte de los vecinos que indicaban que en dicho lugar había una fiesta, que estaba prohibida, y que, además, perturbaba su tranquilidad.

De las 13 personas fallecidas, 11 habían dado positivo a las pruebas COVID-19; así mismo, de las 23 personas arrestadas, 15 tuvieron el mismo resultado, esto, sin contar a las más de 80 personas que lograron escapar en medio de tanto alboroto.

Este lamentable hecho, lejos de llamarnos a la reflexión y por ende a los cambios de actitud respecto del cumplimiento de las normas de bioseguridad, simplemente a quedado y quedará como “un recuerdo amargo” del tiempo de pandemia pues, desde aquel día hasta la fecha se han seguido reportando una serie de celebraciones y fiestas entre privadas y públicas. Nadie, absolutamente nadie, respeta a cabalidad las normas exigidas.

Desde simples ciudadanos de a pie, que lo único que quieren es “mantener vivas su cultura” y por ende organizan fiestas populares, hasta autoridades que, aprovechándose de la investidura de su cargo, solapan, participan y promueven concurridas reuniones; pasando por grupos de organizadores de “fiestas COVID”; o de dueños de hoteles y restaurantes que han convertido sus hall o salones de comida en amplias salas de bailes; y ello sin olvidar a grupos familiares que optan por “pequeñas celebraciones” de regocijo; esto, sin olvidar a las iglesias (de toda denominación) que, confiados en su pase al cielo, olvidan usar la mascarilla durante los cultos.

Al parecer ni las multas, ni las condiciones de los hospitales, ni las listas de fallecidos (algunos de ellos quizás sus familiares) ni las variantes, ni nada, va a impedir este tipo de actitudes. Ya de por sí, el ser humano es un ser social, ello es una característica nata, lo cual no es problema; el problema radica en que, al parecer, no aceptamos esta “nueva normalidad”; pues todo parece indicar que existe una gran necesidad por volver a esa “normalidad” de la que gozábamos antes de que el bicho ese inicie su gira mundial indeterminada.

Es necesario que empecemos a pensar, aunque ya debimos haberlo pensado antes, en nuevos escenarios, en nuevas formas de celebrar, de reunirnos, de visitarnos; convencernos, de una vez por todas, que la mascarilla, pese a estar vacunados(as), seguirá siendo parte de nuestro outfit, seguiremos con el protector facial y con el distanciamiento social. Nuestra característica asociativa no puede suprimirse, es cierto, pero, no por ello vamos a exponer a los demás. Por el contrario, debemos seguir respetando esas medidas de bioseguridad, y evitar ser un covIDIOTA más.

Simplemente KAJOVEPI

Déjanos tu comentario

¿Te interesó esta nota? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Te puede interesar