Precio del dólar en S/
3,64

A la Policía se le respeta

La acción debe de ser de ida y vuelta
MNC Medios

MNC Medios

Medio de Comunicación Digital
prensa@moyobamba.com

<<…La Policía debe dar ejemplo de lo que debe ser un ciudadano o ciudadana de verdad, deber ser consciente de la obligación de mostrar a la ciudadanía un comportamiento sin tacha. En consecuencia, quienes deshonren a la institución policial, quienes traicionen los ideales de servicio a la ciudadanía cometiendo excesos innecesarios y quienes realicen actos indebidos, sobre todo, cuando estos perjudican a los policías que están directamente en contacto con la población, serán investigados a fondo, siguiendo el debido proceso, recibiendo todo el peso de la justicia y serán sancionados ejemplarmente…>> 

Ese fue, parte del discurso que el actual presidente de la República, Francisco Sagasti, diera en medio de la ceremonia por el 32° aniversario de esta institución. Discurso que tuvo varios componentes, como el hecho de: llamarles la atención y a la reflexión por sus actos; felicitar la labor que realizan; conmemorar a aquellos y aquellas que perdieron la vida por la COVID-19, así como aplaudir a quienes lo vencieron; y también, justificar e invitar a sus miembros(as), a ser partícipes de este proceso de reestructuración institucional. Fue algo así como, “a quien le cae el guante, que se lo chante”. 

El pasado 14 de noviembre (14N), en medio de las manifestaciones, producto de una crisis política que aún no acaba, se pudo apreciar, una vez más, a una institución que, frente a ese tipo de situaciones, no tiene mejor respuesta que reprimirlas y, esa represión, no es otra cosa más que una respuesta exagerada. No es posible responder con perdigones o bombas lacrimógenas a carteles y gritos de protesta.

Lamentablemente, el 14N nos dio como saldo, dos fallecidos, cerca de 40 desaparecidos y varios heridos. Semanas después, en medio de otra protesta ciudadana, pero, esta vez exigiendo la derogatoria de una ley explotadora, hubo un nuevo fallecido, como producto de la represión policial. 

Según la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, en el Perú hay 162 fallecidos en protestas sociales desde el 2013, todas estas muertes (hago eco de ello) continúan en la impunidad, vale decir, sin responsable alguno. No es posible, que las protestas, tengan como consecuencia a uno o varios fallecidos; es inadmisible que, frente al reclamo de derechos, la muerte sea la respuesta. 

Se ha hablado mucho sobre el accionar de la Policía y de la urgente necesidad por reestructurarla organizacionalmente; necesidad que ha encontrado posturas a favor y en contra, como es lógico, frente a cualquier propuesta de cambio; pero, que, de momento, no ha tenido mayores repercusiones, salvo el cuestionado cambio de los altos mandos. 

La Policía, nos ha exigido y exige respeto, y obvio, tenemos que respetarlos; pero, también debe ser consiente de que su actual estructura e imagen está, por demás, desprestigiada; de manera que, esa reestructuración, pese a la oposición, es necesaria. 

El respeto, no sólo se exige, también se gana. 

Simplemente KAJOVEPI

#Cafecito_Caliente

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Te puede interesar